viernes, 30 de octubre de 2009

Belisario va creciendo...

Con solo seis años Belizario tenía en claro algunas cosas: odiaba a su padre y odiaba a los ingleses.
Su padre era un infeliz, un pescador ebrio y amargado que disfrutaba de golpearlo.
Los ingleses eran los aristocratas de la ciudad caribeña donde el vivía y detestaba la forma en la que lo miraban, con esa expresion de desagrado y superioridad.
De más está decir que el niño y su padre vivían pobremente, y que él comía día por medio.
La luna se sentía triste al verlo así, desamparado y llorando de hambre, pero llorando despacito para que su padre no lo escuchara.

La noche en que llegaron los piratas el niño se sintió plenamente feliz, no sintió miedo al ver como mataban a los ingleses, ni como se llevaban el poco ganado que había. Incluso conoció la felicidad al ver como golpearon a su padre. Al fin y al cabo, la justicia existe, pensó sonriendo.
En ese momento lo supo, quería ser pirata. Despues de todo la sangre no le daba impresión y eso que más de una vez había visto hombres cubiertos en sangre, él mismo se había lastimado gravemente y su vecina le dijo lo valiente que había sido al no quejarse mientras lo curaba.

Sin titubear y con miedo a que se fueran y lo dejaran ahí, se acercó lentamente hacía uno de ellos, que impartía ordenes a los gritos, se acerco a él porque lo creyó el jefe.
El hombre al verlo se sorprendió y más aun se sorprendió cuando escucho el pedido del niño. La luna no recordaba haberlo visto reir así antes.

13 comentarios:

  1. Buena suerte niño pirata en tu aventura de mar y venganza. Recuerda que el inglés no es el demonio ya que esta dentro de ti y tienes miedo.
    Un saludo lunático

    ResponderEliminar
  2. Filibusteros y bucaneros fraguaron la venganza del pobre niño maltratado.
    Tus letras llenan de vida mi imaginación y de intriga un breve relato. Hay desenlace o también lo dejas para la imaginación?
    Gracias por tu visita... me alegro de habértela devuelto. Todo un descubrimiento.

    ResponderEliminar
  3. Yo de chico, hasta que conocí a Wolverine, quería ser un gran pirata... jaja, todavía quiero ser Wolverine, me da verguenza decirlo, por que ya tengo 26 años ya, ja...
    Muy lindo luna, hasta dentro de un rato (cuando salga de entre las nubes)... chauuu!!!

    ResponderEliminar
  4. My Poetry Blog

    SONNET XXXIX FOR KATIE

    I went downtown, saw Katie in the nude
    on Common Avenue, detracted soltitude
    as it were, like a dream-state rosely hued,
    like no one else could see her; DAMN! I phewed;

    was reciprokelly then, thank heaven, viewed,
    bestowed unique hard-on! but NOT eschewed,
    contrair-ee-lee, she took a somewhat rude
    'n readidy attude of Sex Prelude; it BREWED!

    And for a start, i hiccuped "Hi!", imbued
    with Moooood! She toodledooed: "How queued
    your awe-full specie-ally-tee, Sir Lewd,
    to prove (alas!), to have me finely screwed,

    and hopef'lly afterwards beloved, wooed,
    alive, huh? Don't you even DO it, Duu-uuude!"

    My Poetry Blog

    http://singleswingle.blogspot.com/

    More...

    Adiós, mis vacas! Que pasa en esta temporada de tristeza?
    La soledad se cultiva en las ciudades;
    viva la muerte.
    Uno no debe imaginar que el hombre es bueno.
    El paisaje se despierta en un fiel espejo, pregunte.

    La noche ha porches de la siesta en ruinas con pistacho.
    Débiles enemigos se disipa amigos sin
    valor. La calle es corta.
    Hay falta de coherencia, la esperanza y la fe.
    Todas las puertas evitadas saludan: No pasarán.

    My tentatively spanish poetry blog;

    http://hollb.blogspot.com/

    My Music Blog:

    http://eutonal.blogspot.com/

    Feel free to announce your blog on mine.

    - Peter Ingestad, Sweden

    ResponderEliminar
  5. Quien no ha soñado de pequeño ser algún héroe por el que su imaginación transportaba sus emociones, igual no con tanta malicia , pero claro, tampoco a todos nos negaron esa niñez que muchos disfrutamos. Es una pena que todavía sigan robando la niñez a tantos y tantos niños...

    Abrazzzusss

    ResponderEliminar
  6. Zadok: la luna seguramente nos contará un poco más sobre este joven!!! Gracias por pasarte :)!

    Wouh: me he pasado por tu sitio... Tmb te sigo mujer!

    Viento: Yo tambien adoraba a los X-Men, mi novio no entiende como pueden llamarme la atencion las peliculas de comimcs!

    Onobius: La verdad me ha parecido muy emotivo lo que vi en tu blog. Pero, ya vez, este niño es todo un decidido!

    MUCHAS GRACIAS POR PASAR!

    ResponderEliminar
  7. Me hubiera gustado que cuando mas niña, tambien algun barco pirata me llevara... quizas porque ese niño se parecia mucho a mi... a mi vida... un padre alcoholico y agresivo...
    Mucho lllanto, mucho miedo!!!
    Buen relato cielo!!!
    Besos miles y buen inicio de semana!!!!

    ResponderEliminar
  8. Que X-men querías ser?? yo soñaba con empuñar los brazos hacía arriba y que me nacieran las garras de Wolverine de detras de los nudillos, ja...

    Si, hay gente que no entiende que de grande a uno todavía le gusten los comics, pero bue, tendran sus motivos, que se yo, son cosas que pasan... lo malo es que sabés que a tu novio no lo podés invitar al estreno de X-men al cine, jaja...

    Chauuuu!!!!!!

    ResponderEliminar
  9. Yo quiero ser un pirata que surque los mares de la red, atracando en los puertos que me sorprenden con sus letras.

    Soy mayor, pero no veo ocupacion que me apetezca mas.

    Quizas solo algo que tuviera que ver con...

    ResponderEliminar
  10. Sol: no te preocupes, Belisario tenía una amiga, tal vez su nombre estaba tan lleno de luz como vos!

    Viento: jane era la colorada sexy del grupo, pero me encantaba tormenta, madura, femenina y capaz de controar el clima! GENIAL!

    ResponderEliminar
  11. Jorge: por estas tierras usamos el termino pirata con algun otro significado, que creo se podria aplicar a ti jaja...

    ResponderEliminar
  12. jaja.. si, las chicas se identifican más con Tormenta que con Jane... y estoy de acuerdo... pero Wolverine es lo más. jajaja

    ResponderEliminar

La luna soñó...